Javier, bonita, deja la droga

Leemos mi marido y yo mientras nos hacemos para cenar una pizza de pepperoni y pollo, que nada tiene que envidiar a las pizzadillas de nuestro compañero redactor y a la vez amigo Flanny, que Javier Maroto, conocido por ser la marica pepera que se casó con su novio de toda la vida y tuvo los santos cojones de enviar una invitación a la Trotona de Pontevedra (eso te honra, querido, entras en nuestro Olimpo de Gente que le gusta vivir al límite) que, cito textual “El PP asume como propia la ley del matrimonio homosexual“.

JAJAJAJAJA

JAJAJAJAJAJAA

JAJAJAJAJAJAJA

 

Javier, querida, hace falta tenerlos MUY CUADRADOS, estar muy acojonado por los resultados de las siguientes elecciones y ser muy muy muy miserable para decir una cosa como esta, con todo el sufrimiento que habeis causado. Porque han sido diez años, diez, ten, zehn, y te lo digo en todos los idiomas del mundo, si quieres, que ha habido matrimonios que estaban con el corazón en un puño pensando que en cualquier momento iban a ser ciudadanos de segunda clase, por el recurso que interpuso “ese partido que ahora ha evolucionado y es abierto y democrático” ante el tribunal constitucional. Manda narices que ahora vengáis de modernos y te pongas como adalid de la libertad. Y si, he dicho adalid.

Leía en uno de esos mensajes que me mandan mis amigas comeflores de Facebook que el corazón es como un papel, que si lo estrujas por mucho que lo intentes estirar siempre quedan arrugas. Querido Javier (te llamo querido porque me sale del chocho y se lo llamo a todo el mundo, amigos y enemigos): lleváis tanto tiempo arrugándonos el corazón que por mucho que lo intentéis solucionar, ya le hemos visto la piel al lobo. Y aprovecho para dedicaros esta canción:

 

Aunque a lo mejor, os viene mejor esta…


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.