Divine tiene su documental

Musa, diva, diosa, rompedora, incómoda, provocadora, mito, monstruo, enorme, fascinante y…¿Olvidada? Es posible que para la generación que creció en los ochenta, no, pero las generaciones que vienen nuevas, tan presas de adanismo, me apuesto la peluca a que ya no la tienen tan presente. Y es una pena, porque Divine y su tandem con John Waters representaron durante años lo más irreverente, punkarra, underground y descojonante que podía ofrecer el cine norteamericano. Todo eso y más es lo que reivindica el documental “I am Divine”una pequeña joya (del 2013, aunque es ahora cuando está llegando por estos lares) que no deberías perderte por nada si quieres ser una mariculti como mandan los cánones maricas. Puedes ver el trailer aquí.

divine

Hay muchas cosas que merecen la pena de la película porque es más que entretenida y muy bien articulada. La primera; la nostalgia por un tiempo donde nada estaba escrito ( finales de los sesenta) donde aunque la homosexualidad era ilegal, se disfrutaba de una libertad de acción y creación que ya quisiéramos muchos en el 2015.

724

También es un auténtico placer escuchar a Waters, un personaje con una ironía y una inteligencia  que estarías escuchándolo durante horas sin descanso y con la boca abierta. Se conocieron con 17 años y ya nunca más dejaron de ser amigos ni de trabajar juntos.

divine-john-waters1

También es para comérsela la madre de Divine; una mujer que hizo el viaje contrario a muchas otras; primero sin comprender a su hijo, luego echándolo de casa y más tarde convirtiéndose en la madre orgullosa del artista. Un artista que nació y creció para reírse de lo políticamente correcto y lo establecido, ordinario y soez, que en vez de acomplejarse por sus kilos  que aspiraba a convertirse en un actor serio dramático y al que el paso de los años le hizo estar cada vez más agotado del personaje. Por no hablar de cuando le preguntaba por aquella vez que se comió una mierda de perro en Pink Flamingos. Lo triste es que cuando le llegó el reconocimiento masivo gracias al exitazo de Hairspray murió y no pudo rentabilizar tantos años de trabajo. Pero aunque pueda parecerlo, no llevó una vida disoluta llena de bajadas a los infiernos, al contrario. Se puede decir que fue relativamente feliz conforme se reconocía su valor y hasta pudo llevar una vida emocional más o menos digna. De hecho, uno de sus novios fue el actor porno Leo Ford, que tonta no era, la jodía.

leo

El documental también viene bien para recordar su faceta como cantante, que una voz fina y delicada no es que tuviera, pero unos cuantos jitazos que huelen a ochentas por todas las notas,  sí que tiene….¿Te suena este? A ver lo que tarda La Vake en hacerle una versión…

Pues ya estás tardando en echarle un vistazo!


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.