Los tres tropiezos de Virginia Glück

Seguramente nunca os habéis preguntado qué fue de Virginia Glück, así que he visto necesario acudir aquí para hablaros de la carrera de esta madrileña que quiso ser una estrella. A Virginia, hija de Jesús Glück, siempre le dijeron que ella valía mucho: cantaba, bailaba, componía, tocaba… así que a mediados de los noventa se puso en manos de Teo Cardalda y lanzó su primer disco, Entre ánimas, pero la cosa no salió bien…

Primer tropiezo: el single de presentación

Si ya lanzarse en 1996 con un look tan similar al de Tori Amos era un error, el primer single, que se titulaba como el disco tenía tanto parecido (en sonido e imagen) con Wuthering Heights, el archiconocido single de Kate Bush que más que una solista única e irrepetible parecía una banda tributo. ¿Esperaban que nadie se enterase cuando iban a por el mismo público? Atención al solo de guitarra de la parte final de ambas canciones, eso se lo debemos a Teo Cardalda.

Segundo tropiezo: el primer disco

Si una vez superado el rechazo a una copia mala de Kate Bush, uno se decidía a comprar el disco se encontraba con otros dos regalos: Brindis en Blanco, que suena idéntica a Precious Things de Tori Amos…

Y El Aeróstata, que comparte letra y melodía con Rocket Man de Elton John (que había versionado Kate Bush un par de años atrás), y eso que en el reverso del disco puedes leer bien grande: “Todos los temas compuestos por Virjinia Glück”

De Entre Ánimas se lanzaron dos singles más, no era un producto de masas y no tuvo éxito, pero aún así el disco es aprovechable, os recomiendo temas como La joven virgen o El beso de Klimt y especialmente Impresión. Por otra parte El cielo queda atrás no puede tener un estribillo más tontorrón, Pai, pai es maravillosamente hortera y divertida. Los arreglos de las canciones, muy acordes con los primeros discos de Kate Bush, también os recordarán a Libertine de Myléne Farmer.

Tercer tropiezo: el segundo disco

Una habitación propia se lanzo en el 2000, cuatro años después de su primer disco. Virginia se quitaba la jota de su nombre artístico y lanzaba un disco producido con Carlos Jean, ya sin Teo Cardalda, ni el disfraz de Tori Amos, ni el de Kate Bush, sin ninguna canción que sonase tremendamente a otras. Fracasó, claro, Una habitación propia huía de las instrumentaciones del primer disco, el primer single, Si te vas, no logró llamar la atención de nadie y cuando sacó el segundo, Acto de Contrición (con un single edit espantoso) ya era demasiado tarde.

Pero oye, Una habitación propia no estaba tan mal, echadle un repaso al tema que abre el disco, El fantasma enamorado, o a Mélancolie o a Aurora, disfrutad de los falsetes de El hombre de mi vida. Si el fracaso de Entre Ánimas estaba más que merecido, el de Una habitación propia fue más bien por no saber vender un producto, ¿no podría haber sonado De camino a Plutón en La Vuelta a España, por ejemplo?

¿Qué pasó después? Virginia desapareció de la primera línea, se dedica a la pintura y la escultura, aparece en alguna serie, en algún disco como instrumentista y lanza varios temas a través de myspace entre 2008 y 2009 (entre ellas destaco El Gato Panzón y Yo solo quiero que tú). En 2012 Antena 3 emite un inesperadísimo concierto en directo grabado en el mismo año, con canciones nuevas y una versión de Pai, pai, de su primer disco. A partir de ahí Virginia desaparece.

¿Y dónde puedes escuchar su música? Pues lo tienes difícil, los dos discos estaban editados por Chrysalis y están más que descatalogados así que ni Spotify ni iTunes los tienen, puedes escuchar las canciones de sus dos discos en Youtube y también hay un torrent que goza de buena salud con sus dos discos y las canciones que lanzó por Myspace. Pero oh, no podemos compartir torrent, que nos meten en la cárcel. ;)


Sobre el autor

Fer Birkin

Fan petardo