Los mejores discos de lo que llevamos de año

Pues si queridas mías en nada y menos chapamos el chiringuito para darnos unas merecidas vacaciones, que como todo hijo de vecino, necesitamos como los que más. Así que hasta que volvamos de nuestro periplo vacacional no se me ha ocurrido mejor idea que preparar un bonito post sobre los mejores discos que se han publicado a lo largo de este año.

Si algo hay que destacar es la cantidad ingente de bandas que se han vuelto a juntar este año y el buen puñado de discos que se han publicado en este 2015. Pero comencemos con los discos que han sido un si pero no.

Llamémosles discos que meh:

+ Björk: Vulnicura

 

Nada mejor para inaugurar esta sección que el disco de nuestra china mongola favorita. Björk ha vuelto y no ha sido todo lo que esperábamos. El disco tiene tres canciones maravillosas que se podrían resumir en las incontestables “Stonemilker”, “Lionsong” y “Black Lake”. El resto del disco circula entre el bostezo más primario y la experimentación sin rumbo, ni siquiera se salva la colaboración con Antony (el de los johnsons, la banda, no la marca de insecticidas y productos domésticos) en “Atom Dance”.

No obstante Björk seguirá siendo Björk y aunque este disco no es lo que esperábamos, la seguiremos adorando de la misma manera alocada y efusiva ya sea disfrazada de oruga, diente de león o pokemon.

+ Blur: The Magic Whip

The Magic Whip es un aburrimiento soberano, es una vuelta más que esperada, pero a mi no me termina de convencer. Han tomado el camino de en medio entre sus últimos discos y la carrera en solitario de Damon Albarn. ¿Britpop? Ni rastro, ojo que tampoco hacia falta, pero es que su nueva propuesta no me aporta nada de nada.

+ Sleater Kinney: No cities to love

Una de las reuniones que con más ansia esperaba. Ellas son fantásticas y seguirán siendo un grupazo en el sentido más amplio de la palabra. Tiene buenas letras, tocan bien, son simpáticas y llevan sacando buenos discos desde hace dos décadas. ¿Qué es lo que ha pasado entonces? Pues que el disco funciona a ratos y en algunos casos parecen no creerse demasiado lo que están haciendo. Suenan potentes, pero amansadas; los estribillos son pegadizos, pero quizás demasiado simples; las letras son combativas, pero un poco obvias. En definitiva se han quedado a medio camino entre lo que podría ser un gran disco o un entretenimiento sencillo, y yo sinceramente, esperaba más de esta reunión.

+ Best Coast: California nights

No es que sea una gran cagada de disco, pero si es cierto que después de esa joya que es su anterior mini LP “Fade Away” la sensación que se le queda a uno, es que el cambio de discográfica ha jugado claramente en su contra. Una producción demasiado convencional no ha favorecido al funcionamiento de las canciones provocando una sensación un tanto plomiza y uniforme al conjunto. No obstante grandes canciones como “California Nights” “Heaven Sent” o “Fine Without You” consiguen levantar un poco el desaguisado.

+ Speedy Ortiz: Foil Deer

Con su anterior disco “Major Arcana” pusieron a medio mundo patas arriba. No es de extrañar, tenían en su punto de mira a Pavement y supieron aplicar sus lecciones de la mejor manera posible.

Ahora bien, llega el momento del difícil segundo álbum y la sensación es que se queda a medio camino y no termina por despegar ni emocionar; no obstante se pueden rescatar buenas canciones como “Raising The Skate” o “The Graduates”.

+ Mikal Cronin: MCIII

Ni pa alante ni pa atrás, la continuación del excelente MCII es un si es no es. Le falta chicha por todas partes. No es un mal disco pero no convence.

+ Tobias Jesso Jr.:Goon

Oiréis todo tipo de alabanzas sobredimensionadas en relación al jovenzuelo Tobias. Y a mi chicas, que queréis que os diga, ni tanto ni tan poco. Es un meh en toda regla, con sus momentos buenos y sus canciones bonitas, pero vamos que no es el santo grial y a mi me ha parecido una perdida de tiempo.

 

 

Y ahora en el apartado de discos que son un si clarísimamente:

 

+ Sufjan Stevens: Carrie and Lowell

Una maravilla se mire por donde se mire. Ha tardado lo suyo en parir esta belleza, pero ha merecido la pena. Ha dejado atrás los experimentos de The Age of Adz y ha vuelto a sus raíces, realizando un disco que a buen seguro va a estar en la lista de los mejores álbumes del año.

+ Metz: II

Un hostiazo en toda la cara. Se echa de menos que haya grupos que suenen así de contundentes, no sé si soy yo pero últimamente suena todo demasiado artificial y acomodado y por eso grupos y discos como Metz son absolutamente necesarios. Arrancan con “Acetate” y no dan ningún respiro en las siguientes nueve canciones. Suenan urgentes, agresivos y demoledores y hacia tiempo que no escuchaba un disco tan potente. Así que si os gustan las guitarras rápidas y la intensidad este es vuestro disco.

+ Shamir: Ratchet

Si en cambio lo que más os gusta es echaros unos bailes y no parar de mover el esqueleto, Shamir tiene la clave. Es uno de esos discos que tal cual te lo pones no puedes dejar de mover los piecines y la cadera. Electrónica divertida de principio a fin y probablemente uno de los mejores álbumes de baile que se van a publicar este año y los venideros, y sino tiempo al tiempo.

+ No Joy: More Faithful

Lo reconozco, soy un nostálgico del Shoegaze. Esas guitarras distorsionadas y atmosféricas, mezcladas con melodías pop, me pueden. Y en eso No Joy son unos auténticos especialistas. Sin inventar la rueda, llevan poco a poco editando tres discos como tres soles y este More Faithful es una delicia de principio a fin. Quizás por ponerle una pega es que se hace demasiado corto.

+ FFS:FFS

FFS es el nuevo proyecto de Franz Ferdinand y Sparks y aunque no sea muy fan de ninguna de las dos bandas he de reconocer que el experimento funciona y el resultado y combinación es absolutamente notable. La grave voz de Alex Kapranos mezclada con los tonos agudos de Russel Maell combinan a la perfección. Así que si este experimento os daba la misma pereza inicial que a mi, quitaros los prejuicios porque vais a disfrutarlo un montón.

+ Jamie XX: In Colour

Con este disco la verdad es que he tenido mis dudas y he estado a punto de meterlo en discos meh. Pero tras múltiples escuchas la verdad es que termina por convencer y enamorar. In Colour es un repaso por la música electrónica de los últimos años donde todo es posible y se combinan todo tipo de referencias, desde el dubstep hasta la música tropical. Además si echas de menos a The XX en este disco te vas a encontrar con un par de regalitos.

+ Viet Cong: Viet Cong

Extraños, abrasivos, rudos, electrónicos, oscuros…son muchos de los adjetivos que a uno se le vienen a la cabeza cuando escucha a Viet Cong. Uno de esos discos en los que cuesta entrar pero que una vez que has dado el paso no quieres salirte de su orbita. Para mi, una de las grandes sorpresas de este 2015.

+ Godspeed You! Black Emperor: Asunder, Sweet and Other Distress.

Nada nuevo en el horizonte, Godspeed You! Black Emperor siguen facturando muy buenos discos. Solo 4 canciones, hacen de esta nueva entrega un caramelito para todos aquellos aficionados al post rock y las canciones instrumentales de más de diez minutos. Así dicho suena bastante poco apetecible, pero una vez que descubres su encanto no podrás parar de escucharlos.

+ Calexico: Edge of the sun

Si tuviera que elegir a día de hoy que discos me han gustado más de este 2015 mi corazón se debatiría entre Sufjan Stevens y la nueva entrega de los de Arizona. Es un disco completo, variado y con excelentes canciones que van desde el folk hasta la cumbia. Con estrellas invitadas como Neko Case o Amparo Sánchez (Amparanoia) Calexico han hecho un disco redondo para escuchar de principio a fin y volver a ponerlo otra vez.

+ Happyness: Weird litthle birthday

Si hay algo que me sorprende es lo bien que se les da a los grupos ingleses asimilar el sonido americano. Happyness beben directamente del indie americano y salen triunfantes del reto. Canciones como “It´s on You” deberían ponerles en las miras de medio mundo y un disco como este debería ser de obligada escucha, así que no digas que no te hemos avisado.

+ Waxahatchee: Ivy trip

Esta banda de nombre impronunciable y liderada por Katie Crutchfield ya nos dejo un muy buen sabor de boca con su anterior disco “Celurean Salt”. Y es ahora con Ivy Trip cuando surgen los enamoramientos, el disco en si no aporta nada nuevo (no busquéis experimentación ni cosas raras) aquí solo hay buenas canciones y un disco completamente adictivo de principio a fin.

+ East India Youth: Culture of volume

Un disco absolutamente bonito, delicado, con unas melodías cuidadas al extremo y con unas texturas electrónicas que hacen de Culture of volumen una continuación a la altura de su notable predecesor “Total Strife Forever”. No dejéis de escucharlo porque os arrepentiréis.

+ Veruca Salt: Ghost Notes

Para más información pinchad en el siguiente link :)

http://atrozconleche.com/2015/07/16/veruca-salt/

 

+ Courtney Barnett: Sometimes i sit and think, and sometimes i just sit.

Courtney Barnett y Waxahatchee juegan más o menos en la misma liga. Tienen una misma forma de entender y abordar la música. El más que esperado debut de la australiana, no defrauda y recupera la gracia y desenvoltura de sus anteriores E.P. para ofrecernos un disco más que acertado.

+ Moon Duo: Shadow of the sun

Drones, psicodelia, teclados frenéticos , Krautrock y ambiente raruno son las consignas del sonido de Moon Duo. Erik Johnson (Wooden Shjips) y Sanae Yamada vuelven a los trazos marcados por el buenísimo “Mazes” y no decepcionan con su nueva entrega.

 

Y con toda esta variadita colección de discos de lo que llevamos de año os deseamos desde el atroz unas vacaciones estupendas. Ya sabéis que siempre estamos encantados de recibir aportaciones en los comentarios para todos aquellos que queráis incluir mierdas de discos en este tipo de listados (Will Young y Marco Almendra nunca entrarían en este top, pero si los queréis incluir vosotros mismos y bajo vuestra responsabilidad). Besis

 

 

 

 


Sobre el autor

Sr. Dondon

Ilustrador y gay a tiempo completo.