La nueva Meg Ryan

Y aunque lo parezca, no, no es un limón con dos puñalás, chica, que lo que te pasa es que tienes envidida de lo joven y natural que se ha quedao tras tanto estiramiento. La cara de la mujer que mira desde abajo es justo la misma que se nos queda a los demás.

megryan


Sobre el autor

MariRici Na Delahiel

Mi madre dice que soy guapa.