Huracán Netflix y sus consecuencias

#HolaNetflix es el hashtag del día tras el sonado anuncio (esta vez, sí) oficial de NETFLIX a España. Pero ¿Por qué la gente se ha vuelto loca? ¿Está justificada tanta emoción? ¿Será Netflix víctima de su propio hype? ¿Es comparable la llegada de Netflix a la de Amazon en su día? Aquí unas cuantas respuestas…

1 – Netflix NO es la novedad, pero sí que tiene el mejor branding, que para algo viene de USA, pero ni de coña será tan grande como en su país de origen. Para empezar, porque Netflix tiene una historia larga detrás que los de aquí desconocen, como que por ejemplo, Netflix empezó como videoclub random cuyo valor diferencial era que fueron los primeros en  repartir los DVD a domicilio.

2- Como se dice en marketing, el contenido es el rey, y por lo pronto en España no hay previsto que se genere contenido nuevo para la plataforma, algo que SÍ hará Movistar en su plataforma.

3- Todas las series que van a traerse de USA, la mayoría de gente ya las hemos visto, salvo las nuevas temporadas. Así que Daredevil, Orange Is The New Black, House of Cards o Unbreakable Kimmy Schmidt dejan de tener el tip diferencial.

4- Se estima que la tarifa mensual de Netflix será de 10€ mensuales. Las plataformas Wuaki y filmin tienen cuotas más baratas y catálogos muy distintos entre sí, posicionándose muy bien para públicos distintos, consumo distinto, y marca distinta. Ambas, además, tienen títulos exclusivos y buena reputación entre sus consumidores.

5- Netflix marca sus propias reglas de juego y es independiente. Económicamente es tan monstruosa que no necesita de alianzas de ningún tipo. Por otro lado, Wuaki tiene el respaldo del gigante Rakuten, y su expansión europea y beneficios de los últimos años la deja en muy buena posición. filmin es más modesta pero apuesta por la fidelidad de su público, una segmentación envidiable y unas alianzas de la cinematografía indie que a muchos les gustará. Su expansión en territorio LATAM y Portugal es inminente.

6- Seremos más exigentes con lo que vemos y, sobre todo, cómo lo vemos. Suponemos que Netflix también colgará las series completas el mismo día. Se acabó esperar semana a semana, se acabó vivir las ficciones como las hemos estado viviendo hasta ahora. Se acabó esperar a que las cadenas de televisión maltraten con horario (hola, RTVE) o pausas publicitarias (hola, La Sexta) las ficciones que emiten.

7- La democratización del video bajo demanda (VOD) está al caer. La llegada de Netflix es el equivalente de Instagram, en el que todo el mundo pudo sacar buenas fotos. Netflix supone lo mismo a escala de consumo de cine en streaming. Hasta ahora el servicio ya existía (filmin, Wuaki, Yomvi), pero la gente de España es demasiado vaga para investigar cómo funcionan los servicios (consiste en darle al click y ya). Con la llegada del gigante Netflix, las plataformas existentes saldrán ganando porque serán expuestas como opciones alternativas. Todos ganan aunque compitan en condiciones desiguales.

8-  La distribución cinematográfica tendrá que ceder. No será inmediato, pero cada vez más, el estreno simultáneo en cine y TV (vía VOD) va a ser una realidad. Títulos como “Snowpiercer”, “Serena” o “Hungry Hearts” se han estrenado de esta manera en sus países de origen. ¿Significa esto la muerte del cine? No, significa marcar diferencias.

9- La piratería no desaparecerá pero no será la primera opción. A corto o medio plazo. Varios factores entran en juego. La fusión de Canal + con Movistar, convierte la plataforma de Telefónica en el instrumento político perfecto y casi definitivo para parar la lacra de la piratería. Sumándole las consecuencias (positivas) establecidas en los puntos 8 y 9, y que los jóvenes, según estudio de audiencias de Nielsen, sí están dispuestos a pagar por streaming de calidad en sus dispositivos portátiles (tablets y smartphone), la piratería va a menguar. Además, los dos intentos previos de Netflix por llegar a España, se vieron cercenadas, según se dice, por el % elevadísimo de piratería que había aquí, y por las tasas abusivas que Telefónica imponía por usar su red. Nos gustaría saber qué ha cambiado desde entonces…

10- La TV dejará de tener sentido tal y como la conocemos. Lo positivo de la TDT, es la posibilidad de segmentar canales según tipo de público. Así tenemos Divinity para público femenino y gayer, o Mega para la machorrez hecha audiencia. Ambas con contenido comprado, no generado. Los canales “normales” deberán jugar a la ley de la “audiencia multipantalla” para ganar presencia en los dispositivos portátiles en los que habrá instalada la app de Netflix, de Wuaki, filmin y las que surjan. La TV a la carta ganará puntos y Nubeox de A3 quedará noqueada a menos que mejore su oferta, servicio y trato al cliente.


Sobre el autor

Bellísima Persona

Catalán rojuno y apátrida.