¡¡Ya hemos visto “KUNG FURY”!!

Olvidad “Sharknado” y “Planet Terror“. Ayer se estrenó online, gratis y de forma legal, “KUNG FURY“.

Subvencionada a raíz de un kickstarter, el éxito superlativo la convirtió en un case study de referencia que fue haciendo más y más grande el proyecto (no su presupuesto). Se ha paseado por Cannes y ha llegado a irrumpir en la arena de Hollywood. Pero ¿por qué?

Pues porque es honesta con lo que vende y con el ecosistema que ha construido alrededor suyo. Y porque es una muy buena película. En apenas 4 minutos y medio de metraje, ya conoces al personaje principal, su origen, hay hostias como panes, una estética ochentera a lo Miami Vice, y más referencias al arcade, al píxel, y al  VHS que puedas llegar a imaginar.

Si jugamos al absurdo, juguemos a tope y sin red. Así que en “Kung Fury” tenemos brechas espacio-temporales, luchas a lo Double Dragon (y un prota igual vestido), animación tipo COPS, robots, velocirraptores que lanzan rayos con los ojos, dioses titanes, valquirias con metralletas, lobos gigantes, ninjas, águilas mecánicas, luchas en el espacio, un Ferrari Testarossa, spectrums, David Hasselhoff, hackers, a Triceracop, música casio, Kung-Führer y EL VIDEOCLIP con super estrella invitada.

 

Diálogos tronchantes, ausencia absoluta de complejos, uso excelente de recursos, banda sonora bien de saxo hortera y teclado con pilas, y un ritmo trepidante. Cada escena que se sucede es más y más épica que la anterior. Todo ello bien dirigido que construye una máquina gamberra muy bien engrasada.

Puedes verla aquí:

 

 


Sobre el autor

Bellísima Persona

Catalán rojuno y apátrida.