Mad Max 2015. No echamos de menos a Mel Gibson

Para nada. Me ha pasado algo muy parecido a lo que ocurrió cuando descubrí al nuevo James Bond, Daniel Craig; lo de antaño se eclipsó. Sí, es cierto que el cambio era peligroso y que dar vida y continuidad a un icono tan heavy como  éste era misión casi imposible, pero aquí el bueno de George Miller, que vuelve a coger las riendas de esta secuela, ha pasado el examen con matrícula de honor. El Mad Max de 2015 es arena en la garganta, grasa de camión en la frente, spray de plata en el paladar y un vertiginoso ejercicio de buen cine; del que se hace para entretener al espectador, sin más y sin menos.

Ni los “puristas” más radicales de la saga deberían rajarse las vestiduras ante tamaño espectáculo que mezcla lo mejor del cine de acción, léase; películas de piratas, de indios y vaqueros, explosiones, persecuciones, gore comedido y personajes recién sacados del imaginario de un mago henchido de inspiración sucia y con olor a agua estancada. Eso es todo lo que veo en esta cuarta entrega. Furia en la carretera es la mejor secuela que podíamos imaginar y funciona por sí sola para aquellos que no conocen la trágica y desangelada existencia del bueno de Max.

mad max

En el papel, delicado, del guerrero de la carretera un Tom Hardy que oscurece a su antecesor. Su papel no tiene más de una docena de frases en toda la película (dos horas largas) por lo que respeta perfectamente la característica pose de animal herido del personaje.

charlize

Pero quién se lleva todas las miradas y parabienes es una espectacular Charlize Theron en el papel de “Furiosa”, heroína al rescate de sus mujeres/novias/madres salvadoras, cautivas de un malvado y sanguinario “Immortan Joe” cuyo papel corresponde a un mascarado Hugh Keays-Byrne al que reconocemos, desde ya, como uno de los mejores malos de las cuatro entregas.

malo

 

 

 

Y es que es ese catálogo de secundarios lo que hace grande esta película que no escasea en vértigos. Y volviendo a la Theron; no hay actriz más guapa que ella cuando la ponen fea. Aquí le rapan el pelo, la llenan de grasa, le cortan un brazo y la diva luce espectacularmente sucia y sexy. Una película que hace que te encojas en la butaca desde el minuto uno y que no te relajes hasta los créditos; no da tregua.


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.