The Best Of Eurovision

En la redacción de Atroz Con Leche hay unos cuantos eurofrikis y no podíamos pasar la semana en que se desarrolla el certamen sin dejar nuestras ilustres opiniones sobre el mismo. No nos negaréis que os guste este espectáculo o no es un referente de la vida familiar televisiva, las reuniones de amigas borrachas y las risas maricas. Nos ocupamos aquí de esos momentos que nos han puesto los pelos y los pezones como escarpias, nos han hecho llorar de la emoción y nos han hecho viajar por la geografía europea a golpe de canciones inmortales. Este es nuestro veredicto:

– No soy eurofan así que esto me viene un poco grande. Para mi las tres únicas canciones de Eurovisión que están en mi Spotify: “Tú volverás”, de Sergio y Estíbaliz, “Eres tú”, de Mocedades y “Euphoria” de Loreen.Hilde

– Siendo como soy fan del festival, es difícil escoger un momento, evidentemente. Pero si tengo que destacar uno sería la actuación de Ucrania en 2007. No, no ganaron. Quedaron segundos. Pero ese año Ucrania nos demostró a todos que habían entendido perfectamente de qué va esto de Eurovisión: música pegadiza y divertida, sin más complicaciones. Señoras y señores, con todos ustedes: ¡Verka Serduchka! El perro de Toni

–  El año de Pastora Soler y Loreen también fue el de Sofi Marinova, que presentó una de las pocas canciones de Eurovisión que resisten en mi iPod. Love Unlimited es una petardada del quince sobre el amor universal pero tan pegadiza que es imposible dejar de escucharla. Pero no pasó de la semifinal… ¿por qué? Parece ser que la televisión búlgara se desentendió de la Marinova y la dejó a su suerte con una puesta en escena casi inexistente y sin coristas. Pero a pesar de todo, ella fue a pasárselo teta y nos conquistó a unos cuantos. Fer Birkin

– Mi favorita de toda la historia de Eurovisión es “Yo soy aquel”, de Raphael, pero como todo el mundo lo sabe y me parece pelín obvio, escojo otra que casi me gusta tanto, la ganadora de 1964, cuando Gigliola Cinquetti, después de ganar en San Remo ganó el festival con solo 16 años. La canción simboliza muchísimas cosas que me vuelven loco; la maravilla de la música melódica sesentera, la potencia musical que tenía Italia por la época, la inocencia, casi candidez de una letra que hoy casi daría risa y lo bonico y bien que queda el italiano cuando se canta al amor. Me pongo muy cursi, pero es la maravilla de esta canción; que te transforma. MM

– No es una canción suprema, pero en Kiev en 2005 hubo una canción que me pareció muy infravalorada, los rumanos Luminita Anghel & Sistem presentaron este Mayumana descafeinado acompañado por una canción bastante chula. Ella es una de la serie de Los Diminutos, electrocutada un rato antes de salir a escena, que gesticula mucho, pero canta que anima. Fon Cole

– Siempre fui muy fan de Karina, ¿Quién me iba a decir a mi que terminarían gustándome los barbudos? Nada más lejos de mi ideal cándido y naif. Tampoco penséis que soy muy viejo, que cuando ella, la novia de España, se presentó al Festival de Eurovisión en 1971 yo todavía no andaba ni me hacía pajas. Lo mejor la gatera del vestido y las coristas enloquecidas. C. del Palote


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.