Ana Torroja ¿Debería ser Conexión el punto y final de su carrera?

Sí, aunque me duela. Porque siendo fan incondicional (sic) de la ÚNICA Y VERDADERA VOZ DEL POP NACIONAL (otro sic) ya no me emociona nada lo que publica, y llevo años así.

ana-torroja-disculpa-flowactivo

En las entrevistas que está concediendo con motivo de su recién estrenado álbum de “expiación” musical, Conexión, ya advierte que estuvo a punto de tirar la toalla. Nos preguntamos qué perversa iluminación le hizo cambiar de idea. Lo que nos presenta, con este disco en directo, es insufrible. Nada digno de una señora que marcó a todo moderno/a que se preciara; en los años 80 y hasta ese revival febril que vivimos con Mecano a partir de 2005 tras la publicación de recopilatorios, reediciones de todos sus discos, videografías, homenajes (a los que se apuntaron todos los grupos indie del momento)  y mil cosas más. Tanto empacho produjo arcadas. Y ahora que vuelve a provocar al personal que la amó inventándose otra retrospectiva (y van…) de su carrera, anunciando hasta cuatro canciones nuevas en las que había puesto todas las esperanzas, creo que es el momento de decirle, definitivamente, adiós. Ni las melodías, ni las letras, ni los arreglos; todo es tan plano que produce una áspera desidia. Un par de veces he escuchado los temas y ninguno he podido terminar. Y del resto del disco mejor ni hablar porque nos haríamos un “Día de la Marmota” en toda regla; más refritos, más duetos, ese Bosé evolucionado a personaje siniestro de película de terror, de las malas, de las que provocan risas por lo casposas…

En vez de poner a Dios por testigo pongo las cuatro piezas para que juzguen ustedes mismos.

¿Qué camino hay que seguir para provocar tal hartazgo? La respuesta es muy clara; no creerse ni su propia carrera. Hacer por hacer. No es culpa ni de un mal asesoramiento ni de no elegir bien el repertorio, productores o concepto de los discos. Es culpa de tener pocas ganas, de no querer evolucionar.

Pero que lo de sus ex compañeros de fatigas es aún peor.

¿Cómo puede un músico, como Nacho Cano, pasar de crear esta joya?

A este vómito.

¿Y el pánfilo, pero intelectual, José María? Comparen.

Éste último al menos se ha retirado. Ya ni ilusiona la ansiada reconciliación, reunión o  ese “paso por caja” disfrazado de nostalgia. Lo que fue, allí se quedó. Y lo que hay debería pasar a mejor vida.


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.