Libros que no acabamos

Una recopilación de aquellos libros que por mucho que lo intentamos, no pudimos acabar…

señor

Mira, os juro que lo he intentado. Muchas veces. Porque me leí la primera parte y, aunque me costó lo indecible, pude con él. Pero con El Señor de los Anillos: Las Dos Torres ya no pude. Lo siento, no soy freaky como vosotros. No me peguéis, pero al señor Tolkien me parece que se le fue un poco demasiado de las manos. Esas descripciones, esas historias que no vienen a cuento y que no te cuentan nada, esas “hijo de Brürmur, nieto de Oskgalrd, que era hermano de Arkarborg y primo segundo por parte de madre de Ëlbindor, que tuvo un breve lío con la secretaria de Úmberlar pero no acabó la cosa muy bien porque parecía un poco lesbiana ella y prefirió meterse a guerrera” y esas mierdas a mí no me van.

De hecho, no pude ni con la peli. Y mira que soy fan del mundo que se monta, pero las películas familiares mejor las dejamos para telefilms de Antena 3 de sábado por la tarde y no para una trilogía de llevar un anillo a un volcán, por favor. Flannagan McPhee

11269622_10206743915859368_775645733_n

Pues mira, no pude leer aquello que se suponía que debería leer, según la época y la tribu que te movieras, de repente surgía libros que eran el santo grial de la vida moderna…. entre ellos “Los pilares de la tierra” … NO pude, cualquiera de Louise Hay… NO pude (perezón de la muerte) “El clan del oso cavernario” … para otro tipo de osos estoy yo… “El mundo de Sofia”, prefiero leer “El mundo de So´Fea”… y así una lista interminable de Best Seller del carrefour que me dan una pereza y sarpullidos a partes iguales; llámame raro, exquisito, sibarita, estrábico…. pero el caso que no… no puedo… prefiero leerme antes el catálogo del Venca, la sección de ropa interior masculina siempre me pareció de lo más interesante Flor de Pavimento

“On the road” de Jean-Louis Kerouac

Lo he intentado hasta tres veces, pero no hay manera. En este caso no logro entender la mitificación de la novela ni la del propio escritor. Este monólogo, sin comas y escrito con ametralladora, me atrajo por lo leído y recomendado por expertos en la materia; “Es una joya, un canto a la bohemia “beat”, al rock and roll y a las drogas, a la amistad. Una de las mejores novelas del siglo XX”. Pues no digo que no, pero no le pillo el punto. Y reconozco que me acerqué al libro porque está co-protagonizado por la famosa Ruta 66 (obsesionado con ella desde que escuché la versión que hicieran Depeche Mode del tema de Bobby Troup), por la que discurre Kerouac en un viaje que aún no sé adónde le llevó. No descarto volver a retomar su lectura, si alguien me convence…Mocico viejo

olvidado_rey_gudu1

“Olvidado Rey Gudú” de Ana María Matute

Pues, por mal que le pese a nuestra querida Madre Superiora de esta nuestra congregación de ursulinas descarriadas, todas las que escribimos y suscribimos este nuestro/vuestro blog, el libro elegido de los tres o cuatro que me he dejado a medio por puro sopor ha sido… “Olvidado Rey Gudú”, de Ana María Matute. Eso sí, en reñida competición con “El ladrón de cuerpos” de una Anne Rice pasada de marihuana y peyote. En ambos casos, he empezado el libro tres veces, y tanto en uno como en otro, he cortado la lectura incluso antes en cada relectura. Y en el caso de Matute, me da penica y volveré a caer. ¿Por qué, con lo bien que me caía esta señora, con la prosa que tiene, con lo que me gusta la literatura fantástica y los cuentos infantiles, por qué, repito, no puedo engancharme a esta obra de la literatura española? Lo dice el que se ha leído hasta siete veces “La historia interminable”, tres veces “El señor de los anillos” y va por la segunda relectura de “Canción de hielo y fuego”. Lo peor de este caso en concreto es que me siento culpable por no acabarlo, porque sé que me estoy perdiendo algo grandioso. En el caso del serial de la Rice, mejor lo cojo cuando vaya lisérgico perdido por culpa de un chute de ambientador de W.C. “Bosque Verde”…Sr. Skyzos

 

alfonso-sastre-el-lugar-del-crimen-novela-20764-MLA20196378679_112014-F

“El lugar del crimen”, de Alfonso Sastre

Me ha pasado con más de una novela, con clásicos-que-hay-que-leer y que he dejado a las pocas páginas, derrotado, fracaso y sobre todo aburrido. “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad, “Moby Dick”, de Herman Melivlle, “Ulyses” de James Joyce, “Los periódicos” de Henry James… pero todas esas son novelas a las que nunca les he dado más de una oportunidad. Sin embargo entiendo que aquí se trata de novelas que hemos intentando leer varias veces, y mi bestia negra es la ignota y tal vez olvidada “El lugar del crimen”, de Alfonso Sastre. Lo he intentado tres veces y cada vez llego más lejos, pero nunca consigo acabarlo y creo que la última vez, en 2014, fue la última oportunidad. Es un sopor de libro donde no sé lo que pasa salvo que el narrador explica unos crímenes con flashbacks que llevan a otros crímenes.. creo… y hay un mendigo que en realidad está muerto pero explica cosas a otro protagonista que aparece de la nada para alojarse en un hotel que ya se demolió… me parece y se mete con toda la literatura negra en general… aplaudo mucho la valentía de Sastre, comunista cuando no era moda y antifranquista incombustible, que fue víctima de la censura continuamente…. pero coño, no hacía falta que se vengase de la Humanidad puteándoles con esta novela, ¿no? Un millón de moscas

IsaacAsimov

No sé si es porque lo empecé a leer cuatro décadas después de que se publicara originalmente. O porque me pilló en plena edad del pavo y, ya se sabe, se destruyen y crean conexiones sinápticas a gran velocidad y no estás a lo que estás. El caso es que el libro que nunca me pude acabar, y que quedó ahí como una espinita que llevo clavada desde entonces, es el «Fundación» de Isaac Asimov. Y mira que se lo había pedido yo a mi madre de la revista del Círculo de Lectores porque, oye, en aquella época yo me leía todo lo que caía en mis manos y todavía tenía ganas de más. Pero con Asimov, sencillamente, no pude.Tranquilo, Isaac, cari, seguramente no fuiste tú, fui yo. El Perro de Toni

Sean Connery

“El nombre de la rosa” (Umberto Eco, 1980)

La verdad es que creo que nunca he dejado ningún libro sin terminar, es como una máxima vital, eso si la celebérrima novela sobre las aventuras de Guillermo de Baskerville y su pupilo Adso de Melk, me lo leí a trozos, saltándome los capítulos enteros donde se hablaba de la metafísica cristiana, el método deductivo, Aristóteles o el Anticristo, ¡No estaba mi chichi pa filosofías! Por eso también me gustó mucho más la película de Jean-Jacques Annaud en 1986, se centraba en la intriga detectivesca y ya esta. ¡Ahh y porqué salía Sean Connery! C del Palote

passos

“Manhattan Transfer” de John dos Passos

En general no puedo con los clásicos nortemaricanos, no se si es una cuestión de traducción pero nunca le he encontrado la gracia a Faulkner, Hemingway o el que nos toca, que con su obra magna hizo un tapiz de voces en una Nueva York que ya era la capital del mundo…Y que a mí me parece un soberano coñazo. Lo siento pero no puedo leer un libro donde tengo que ir apuntando cienes y cienes de nombres pa no perder el hilo de la historia. Obra maestra de la literatura, es posible,pero sabes? Toa pa ti. MM

no_digas_fue_sueno

No me digas que fue un sueño, de Terenci Moix

Es el libro que más me ha costado terminar de leer (libros de texto del colegio y/o facultad aparte). Y lo recuerdo precisamente por la agonía en que se convirtió. Tanto, que cuando lo acabé me dije que nunca volvería a acabar un libro por obligación. KaoticoE

 


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.