Mortdecai: ¿por qué?

MortdecaiMortdecai se resume rápido: todo mal. Johnny Depp, insoportable. Gwyneth Paltrow, haciendo de sí misma. Ewan McGregor, no creyéndose en ningún momento que está interpretando. El único que se salva es Paul Bettany, capaz de ser tan camaleónico como el propio Johnny Depp pero sin necesidad de caer en el histrionismo nauseabundo de Johnny Depp.

David Koepp, ¿qué te ha pasado, chato? Mira que no es que tuvieras el listón muy alto pero, ¿de verdad era tan difícil volver a hacer una comedieta a la altura de Sin frenos? Porque igual ahí es donde habría que haberse inspirado, y no en la comedia británica cutre de los 90 (o sea, Monjas a la carrera).

Sí, vale, reconozcamos que el running gag del bigote tiene su gracia. Solo faltaría…


Sobre el autor

El Perro de Toni

No te fíes del criterio de alguien que te reconoce por el olor del culo