Sofritos, pornfood y chefs de alta alcurnia

leon

Ya estamos en plena era Masterchef… De nuevo. Y después de ese gran bombazo que ha sido “León come gamba”, se ha producido la democratización de la cocina. Cecilia entró a los fogones, reconvertida en dramacuín postadolescente y eso nos da la bienvenida a todos. Sí, incluso a ti que usas las verduras fálicas para cosas más allá de unas crudités.

Pero todo tiene que estar institucionalizado, esponsorizado, recomendado. “Coma mierda, millones de moscas no pueden estar equivocadas.”

La publicidad asociada a un famoso random ha estado siempre ahí. Gente que te da confianza. ¿Cómo te iba a vender Constantino Romero un mal colchón; cómo ibas a decirle a Chanquete que a ti te gustan pequeñas? Añada la máxima “anunciado en T.V.” como sinónimo de calidad: la plancha Jata y María Patiño, Belén Esteban y unas sartenes aleatorias…

Pues bien. Como en España somos todos un Adriá en potencia, lo que se lleva es que un gran cocinero se convierta en el adalid de turno: Arguiñano y el horno pirolítico, Sergi Arola y la versión high-cost de un supermercado low-cost, Jordi Cruz y ¿gas natural?

Avispados como pocos, los gurúes del marketing, se pelearon por la nueva remesa de cocineros, así tenemos al malogrado Darío Barrio y la hamburguesa black label del Foster’s Hollywood, o McDonald’s con Dani García (Dani who?, como diría Cher); incluso anuncios a nivel local he llegado a ver ; no sólo de restaurantes o salones de celebraciones, que ahí lo vería hasta lógico, ya que su mesa es la que te hace ir a dicho local… No, que hasta las mermeladas de Maricarmen de Molina del Segura vienen recomendadas por el gran Basilio De la Muela, por ejemplo.

Así que chicos, tranquilos, que en breve vuestra madre o vuestra abuela protagonizará la campaña del barrio: Compra pan en “La espiga de oro”, lo recomienda Pascualusa la del quinto.

¿Y todo este rollo por qué? Pues por un puto anuncio que veo todos los días al ir a trabajar, de Conservas Campos con David de Jorge (lo que queda de Robin Food después de perder la mitad de lo que pesaba), en esta postura:

…que me lleva a pensar, gracias a la lejanía y a mi miopía que esas manos no están dando un ok, si no diciendo que “así de grande me como las pollas…”

 CamposDavidDeJorge

La primavera, sabusté.


Sobre el autor

skyzos

No sabe si coger los hábitos o remangárselos.