Ese momento…

A todos nos ha pasado alguna vez. Ese momento donde tu queridísimo pene, ese que tantas satisfacciones te ha dado a lo largo de tu vida, acompañado o en soledad, ese del apodo cariñoso, decide despertarse en el momento menos adecuado, como por ejemplo…

… Ese día que decidiste ir en plan comando

Man With An Erection Walks Around In Public Asking Women For Their Numbers 88

Todos lo hemos hecho alguna vez. Vas al gimnasio y te olvidas de traer una muda limpia, y después de la clase de spinning tus gayumbos están tan resudados que se podría fregar barajas con ellos. “Total, si hasta casa son cinco minutos andando” piensas, y ni corto ni perezoso sales con todo el trasunto bamboleante. Te sientes sexy, molón y adulto. En tu cabeza suena música funky. Y justo cuando estás a punto de llegar a casa, te encuentras con ese vecino que te pone desde que te mudaste, acompañado de su hermosísima y tetonísima mujer, que te adora. Y se ponen a hablar de vete tú a saber que. Y tu vecinorro empieza a meterse viajes al paquete (¿os habéis dado cuenta de la cantidad de veces que se tocan el paquete los heterosexuales?) Pues si, la niña empieza la guardería la semana que viene (agarrramiento frontal) y claro, estamos pensando en cambiar el coche (frotamiento longitudinal) porque con todos los trastos no cabemos ya cuando vamos al pueblo (recolocamiento con agarre). Y entre tocamiento y tocamiento te agarra el brazo, o te da golpecitos en el hombro (otra manía de los heteros, la de tocarse). Y notas como aquello va subiendo, como aquel otro día que…

 

…tuviste que llevar a tu ex al hospital

 

Esa noche que se pasó con el alcohol, y con todo lo demás, y terminasteis en urgencias. Y estaba ese enfermero con el uniforme desgastado, que se le marcaba hasta la partida de nacimiento. Tu futuro ex agoniza en la camilla y tú al lado, como buen samaritano, cogiéndole la mano. Y el enfermero se agacha para ponerle una vía y te frota el culamen así como sin querer. Y claro, no puedes más que acordarte de aquella vez que de camino a Gandía tu primo se quedó dormido en el coche y…

 

…debía de tener un sueño bastante fuerte. Y por fuerte no me refiero a profundo, que también, sino a intenso, porque pasó esto…

enhanced-20445-1404290483-4

O esto…

ereccion

Que te recordó aquella vez que, en la barbacoa de la comunidad, te encontraste de nuevo con la vecina tetónica, y como eres el gay de la urbanización, te contó todo lo que había hecho con su marido (el vecinorro) después de ver “cincuenta sobras de Grey” y tú estabas tal que así

boner

y eso por no hablar de las cuarenta mil veces que te empalmaste en el instituto, sin motivo aparente. O aquella vez en la boda de tu prima la de Zaragoza, que se casaba con un partidazo, de familia de mucho postín

mili-erection

¿Alguna más que debamos conocer?

 

Por cierto muchas gracias a @gorkabear por su inestimable ayuda al dar ideas para este post.


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.