La Bien Querida o el difícil arte de hacer buena electrónica en directo

Recien salido a la calle su disco “Premeditación, nocturnidad y alevosía” La Bien Querida se ha convertido en un grupo de referencia tras cuatro discos en los que su público y su fama han ido creciendo mientras la crítica cae rendida a sus pies con una unanimidad que asusta. Nunca serán de masas, pero entre el hiperinderismo está claro que ya tienen su altar ganao. Que hacen buenos discos nadie lo discute, pero…¿Está el directo a la altura? Ojo, que no es cuestión de este grupo en concreto sino de la electrónica en general, que queda muy cuqui en un disco pero en un escenario o te lo curras, o la cosa puede quedar megagélida, robótica y enlatadísima.  Como la electrónica (en general) es lo que más me gusta, en directo he visto de todo. Los que más dinero manejan y recorren festivales se pueden permitir aparatajes visuales flipantes. Qué todo esté grabado importa poco si en el escenario estás viendo y ahí incluyo a gente como Chemichal Brothers, Pet Shop Boys o Vitalic. La casa azul sería el equivalente en la música patria.

chemiLuego están los que prefieren poner todo la pluma y el mariconeo en el asador, como es el caso de Fangoria o Erasure. Hay otra opción y es tener un cantante lo suficientemente cañero como para llenar el solito el escenario, como les ocurre a Future Island o Depeche Mode. Si el grupo es de los que prefiere mostrarse delante de los teclados sin más na, con lo que tiene eso de estatico, raro será si consigues mover al personal. Por eso muchos grupos han incorporado guitarras al directo que luego, pese a lo electrónico, también meten en los discos, por un darle calidez.

¿Y como resuelve LaBienQue estos dilemas? Pues echando humo, mucho, maricón, que se metió en los aseos y aquello parecía un puticlub de Londres de cuando se podía fumar y encima habían dejao la puerta de la calle abierta y entraba la niebla, oiga. bienPero lo importante es que han sido listos y aparte de las bases pregrabadas, hay tres instrumentos tocando en la mayoría de canciones y eso se nota. El concierto va de menos a más y eso también es un punto a  su favor, con un “A veces ni eso” IRREPROCHABLE que pone a todo el mundo a bailar cuando acaba el concierto.

20150313_235644

Antes de eso, lo que siempre he visto en sus conciertos (que ya van tres); por parte de ella un desafine bastante horrendo de vez en cuando, que se le va la nota y oye, que da pelín de vergüen. Y luego está cierto amaterismo que se puede resumir en la pregunta…¿Cómo cojones el batería deja el cubata encima de su instrumento electrónico a riesgo de que se caiga y va y se le cae? Concierto parado durante minutos y la cara de ella hecha todo un poema.

20150314_002804

Por lo demás, supieron alternar la mayoría de canciones de su último disco, tan denso, tan sólido, tan poco de bailar, con algunos de sus ya grandes éxitos que amenazan con convertirse en himnos de una o varias generaciones, osea que sí, que mereció la pena…¡¡Pero que vaya a clases de afinación de un vez!!

PD Que grande es cuando se ponen a homenajear a Mecano circa 1982


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.