Prometemos hacer nuestra versión.

Pero hasta que nos hagan efecto las hormonas, para sobarnos bien las ubres, os dejamos con ellas.


Sobre el autor

Candy Pus

Me ponga una de bravas y dos cañas