GARBAGE: 20 años gritándonos “maricón”

gargabe

Sabes que te haces mayor cuando tu sentido del tiempo se relativiza… y lo que parece que fue hace un par de años, cinco a lo sumo, SE CONVIERTEN DE GOLPE Y PORRAZO EN VEINTE.

Dos décadas. Cuatro lustros. 20 putos años hace que Butch Vig y familia hicieron su debut como Garbage, en los últimos coletazos del nihilismo grunge y el malrollismo guitarrero. ¿Cómo di con ellos? Pues en esa época (último año de instituto, creo) era devorador de “Metrópolis”, programa de la 2 al que, a día de hoy, le he perdido totalmente la pista, lo mismo ya ni existe. Marina Collazo saltó de la pantalla, me dio una colleja y me dijo <<eh, fíjate en esta pava y los tres pervertidores de menores que la acompañan.>> Y ahí estaba “Queer”:

Ni te cuento lo que tardé en encontrar “G”. Meses. El milagro ha sido que el cd no haya acabado rayado de tantas veces que lo escuché, tirado en la cama, leyéndome las letras de las canciones, devorando uno a uno todos los cortes: “Supervixen” como paradigma de apertura de un disco (“esto es lo que hay, esto es lo que somos, esto es lo que hacemos”), “Vow” o como volverle locodelpotorro con los auriculares y el stereo, “My lover’s Box” y su esquizofrenia paranoide, “Only Happy When It Rains” o la depresión que le daría a Shirley Manson en Murcia, según mi santa madre…

Garbage está de aniversario y salen a la carretera a celebrarlo. Con más canas, más arrugas, más sabios y espero que con la misma mala leche que antes. Yo los espero, ya más cerca de los patéticos calvos con camisetas heavys que como el niñato lleno de granos que los disfrutó en la plaza de Toros de Murcia allá cuando los dinosaurios poblaban la tierra.


Sobre el autor

skyzos

No sabe si coger los hábitos o remangárselos.