A las Mariae les pica la “flos”

Las hermanas cristianas y vestidas para virginizar, han sacado un jitazo  esta semana que no podemos obviar, denominado grácilmente “Yo me quiero enamorar”.

Han cogido a una de las menos feas como protagonista porque quieren recoger fondos para pagarle la ortodoncia,que tiene los dientes colocaos a puñados. Con el vestido que Isabel la Católica no se quitó en muchos meses, nos deleita con una pieza sublime.


Te mira a los ojos y te dice que se quiere enamorar de alguien que no sea vulgar. Y tiene el toto de decirlo con ese maquillaje, ese peinado y esa cara lánguida merecedora de un cubo de ácido sulfúrico para mejorarla.

Está tan embriagada que tiene que apoyarse en la silla porque si no, le da un vahído. Y de paso toca madera, porque nena, pa´ ligar, te hace falta suerte a capazos.

Ella se muestra tristona. Está afectada. Un chico le dijo “Ven a mi casa que no hay nadie”. Y ella se colocó el rosario de fiesta ilusionada por la cita y, cuando llegó, efectivamente, no había nadie. Y eso marca, tía.

A ratos la muchacha con cara de solitaria se coloca una capita bolero de Princesa de las Nieves mientras toca suavemente unas flores, porque ella se cree que es sexy, y mira cari, no.

Ella quiere un chico católico, honesto y casto. Nena, el pequeño Nicolás está desaparecido y poco especímenes más hay así. Y sí los hay, no es hetero seguro.

Vemos que la zagala, a modo de exaltación lleva los pendientes de la Virgen del Pilar que es lo que se lleva este año en su puta casa.

A estas alturas ya nos estamos dando cuenta de que esta hermana es la que tienen encerrada en el patio y sólo la sacan en Semana Santa y a Misa del Gallo, porque es la hermana díscola. Porque habla de hombres 4 veces en toda la canción, y ellas, que son de coño cosido, no pueden ser tan marranis.

Y eso que se han inspirado en Paulina para ser hit, usando buena dosis de ventilador en la jeta. Sin embargo, no se espabila. Tiene el mismo rostro ensimismado y orfilizado  de Beyoncé en un partido de la NBA,

La nena viene pisando fuerte. Su voz tiene una cadencia, una armonía y un sonido de tal calibre que sólo dan ganas de taponarte los oídos con hormigón armado y sacarte los ojos con arpones balleneros.

¡Cari, que así no te van a acariciar ni con un estropajo!

fsadfdsf_MDSIMA20140311_0137_36

Buscamos chorbo y nos han vetado el Badoo


Sobre el autor

Fon Cole

De los Cole de toda la vida.