Marc, Oh! Marc

No, no estoy hablando de Marc Jacobs, que también podría, ni de Marc Márquez, que solo sé que es un motorista con unos padres muy cachondos, porque vaya putada de nombre. Ni de Marc Anthony, que JLO tenga en su gloria. Estoy hablando de Marc Bolan. Llamadme antigua, si queréis, pero hoy ha caído, nadie sabe ni como ni porqué, este video en mis manos.

Bueno, sí que lo se, al hilo del artículo sobre Eternity, la película, he recordado a Billy Idol, que en su momento me ponía mucho (esa media sonrisa de “te voy a dar lo tuyo y lo de tu prima de Palencia”). Y he llegado al vídeo en cuestión. Mucha tela para cortar.

Imaginad si en un país como el que vivimos, un heterosexual practicante, vestido de Pink Lady resacosa, drogado hasta las trancas, tuviera un programa de televisión en la televisión pública. Pues si, esto pasaba en el Reino Unido en 1977. Durante seis gloriosas semanas Marc Bolan hizo y deshizo como presentador y maestro de ceremonias de un programa donde no había público, donde las actuaciones se grababan en riguroso directo (¡cuanto habría cambiado el panorama musical español si hubiéramos hecho lo mismo aquí en los ochenta!) y donde todo estaba dedicado a la gloria y adoración de Marc, Oh Marc.

Y por detrás Billy Idol Cantando “Tu generación no me importa nada”, sexualizado, mal bailando, mirando con descaro punk a la cámara, de la misma manera que los adictos a las lentejuelas y al Glam habían mirado a la juventud elegantemente hipermasculinizada que se peleaba en las playas de Brighton y bailaba Northern Soul.

El 16 de septiembre de 1977 fallecía Marc Bolan. Su novia empotraba el mini en un árbol. Tenía 29 años. El último programa, grabado poco antes, se emitió justo después de su funeral. La última canción, “Heroes”, con un Bowie comedido y sobrio, casi duque blanco, ya abandonando la parafernalia glam.

 


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.