El discreto encanto de The Dø

Br8YNctCQAAAveM.jpg-large

Tal y como están las cosas, sacar tres discos en siete años es toda una declaración de principios: querer tomarse tiempo para hacer las cosas bien y, a ser posible, evolucionar en el camino.

La trayectoria musical de The Dø destaca por tres aspectos: el primero es el discreto encanto del que llevan haciendo gala desde que lanzaron su primer álbum, esa elegante forma de ir creciendo en calidad sin hacer mucho ruido, como buenos artesanos de la música; sin fuegos artificiales ni rimbombancias. El segundo, su extraordinario talento para la melodía, para tejer canciones que se adaptan como un guante a la personalísima voz de Olivia, destreza con la que han alumbrado hasta el momento tres álbumes en los que no existe el mínimo desperdicio, de esos en los que no se recurre a la manida fórmula del 30% de buenas canciones y 70% de relleno (y esto en el mejor de los casos). Y el tercero, su envidiable capacidad para evolucionar con cada nuevo álbum sin perder sus más loables señas de identidad, abordando pequeños saltos mortales con los que siempre alcanzan el notable alto, conformando discos de una homogeneidad brillante.

“Shake, shook, shaken” ilustra perfectamente todo lo anterior y resitúa al grupo como uno de los grandes de la escena europea. No pretende ser un álbum trascendental, como tampoco lo es ninguno de sus antecesores, simplemente un trabajo bien hecho, de calidad, que dice lo que quiere decir de una forma sentida, bonita, cuidada y estupendamente bien adornada. Con un sonido cristalino y caleidoscópico, haciendo un exquisito uso de los sintetizadores, va un poco más allá de A mouthful y Both ways open jaws, sus dos notables trabajos anteriores.

Cada escucha es como un surtido de gominolas a cual más apetecible, de las que te zampas de una sentada y te tienen los minutos posteriores hurgándote entre los dientes.

A estos magníficos artesanos de la música sólo cabe pedirles que sigan caminando por el mismo sendero, sin torpes estridencias, sin poses ni fuegos artificiales.


Sobre el autor

FakePlasticBoy

Hecho de plástico fino.