Porque correr está de moda, y otras cosas de barrio

Esta tarde ha sido un no parar. Salía yo tan dispuesto a pasear al perro, que llevaba toda la tarde solito en casa, el pobre, y lo primero que me encuentro ha sido a un taxista que casi se lleva por delante a un motociclista. Que bien está que le había adelantado por la izquierda pero tampoco había que ponerse así. El caso es que se ha montado una trifulca de las buenas, de las que solo pasan en Madrid, pero eso es para otro post. He oído perlitas como “voy a matar a tus hijos” y “Eso, eso, tú ponte por delante hijo puta que te paso por encima”. Un momentazo, oiga. Al pobre taxista como siga así le espera un infarto en aprox dos cabreos.

Frontrunners

Pues estaba yo paseando a mi perro (a toooodo mi perro). Bueno, más bien estaba sujeto a la correa de mi perro intentando no morir atropellado en un quiebro y no comerme un elemento de decoración urbana, léase bolardo – farola – verja – papelera – árbol – banco, que mira que tiene el Ayuntamiento manía de poner cachivaches en la calle y en esto que me adelanta por la izquierda (si, si, como al taxista) uno haciendo footing. Normalín, no os vayáis a creer, nada digno de parar la mirada. Pero bueno, me ha dado que pensar. En lo del footing. Y como soy de mente muy analítica y muy de fijarse, pues me he ido fijando en la gente que va haciendo footing en la hora larga que he estado paseando al perro, y entre bolardo y bolardo, me he ido documentando en internet. Y he aquí mis conclusiones:

  1. Lo del footing no está de moda. Ahora se les llama runners, que si está de moda. Que digo yo, que que necesidad había de cambiarle el nombre, siendo ya inglés y exótico. Esto no lo he pensado yo, me lo ha dicho internet.
  2. Lo de la indumentaria es fundamental. Ya no vale con salir a correr en chándal normalin, de los grises de toda la vida. He discernido tres estilos, en la parte de abajo:
    1. Pantalón cortito de atletismo con dos variantes: “huevera bamboleante” o “me dejo los bóxer por debajo para no bambolear y se ven las perneras”. Esta indumentaria es bien.
    2. Pantalón así de ciclista pero en cortito, con camiseta larga. Muy estilo Miranda Makaroff, que parece que va en bragas o sin pero luego lleva un minichor (esta palabra se la debo yo a un compañero de trabajo venezolano, casado y marica perdido). Suele ir acompañado de patorra y barriguita en proceso de desaparición (una pena).
    3. Y por último pantalón así de ciclista, pero por debajo de la rodilla. Este debe ser el uniforme que te dan cuando llegas a la categoría de runneréxico, porque los que lo llevan suelen estar como palos, sudar como si no hubiera mañana y correr como si les hubieran pillado robando en el Carrefour.

Con respecto a la parte de arriba, pues hay de todo, pero con tendencia a la lycra power ranger conforme se va alargando la pernera del pantalón. Eso si, todo de colores imposibles, saltándose a la torera los pantones del otoño. Que digo yo que ponerte una camiseta mostaza, color vino o melocotón pues tampoco afectará a tu rendimiento.

  1. Para ser un buen runner hay que llevar un montón de tecnología encima, a saber:
    1. móvil pegado al brazo en funda de velcro. Con esto no puedo. Me da mucha angustia si se me cae el móvil, con el pastizal que me ha costado, y me da mucha angustia también depilarme los brazos con el velcro, que tiene que doler más que cuando te la pillas con la cremallera.
    2. Pulsera midepulsaciones: mira, esto si que lo veo yo para mi, que mola eso de que te vaya controlando las pulsaciones. Al taxista le vendría muy bien también.
    3. App en el móvil que transmita la información de la pulsera a través del antebrazo al internet, para DAR EL COÑAZO informar a todos tus contactos de Facebook, Twitter, Instagram o Google + de tus progresos. Mira, bonito, que me la pela que hayas corrido 2.17006 km en 55´36” Wow que progreso en freeletics!
    4. Zapatillas de última generación (osea, de más de 200 pavos) con colores imposibles de nuevo, a ser posible que no casen con nada de lo que llevas puesto por arriba. Y con sensor de velocidad, pronación, y microondas, si me pones.

Pues chico con estas cosas me he ido entreteniendo en el paseo. Y la verdad es que me ha entrado un poco de agobio, porque si todo el mundo lo hace será que es bueno para el cuerpo y la mente, ¿No?

El caso es que lo he pensado así como tres segundos, y del agobio que me ha entrado me he metido a comprar unos buñuelos en una panadería que los hacen riquísmos, y me he encontrado a Elvira Lindo que estaba DIVINA, sentada tomando un café. Que prestancia y que saber estar tiene esta chica, es un placer verla.

Eso si, lo que no me ha quedado claro es donde te metes las llaves de casa cuando sales a correr, porque vamos, yo que llevo un llavero que parece del amo del calabozo, no veo manera. La próxima vez que vea a Elvira Lindo se lo voy a preguntar, a ver si ella tiene alguna idea. Al taxista no se lo pregunto porque cuando ha salido del coche para pegarse con el motero ya he visto que las llevaba colgadas del cinturón, con un llavero bien gordo de la bandera de España.


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.