Otro recuerdo de la infancia de las redactoras

Después de la genial aportación de MM he descubierto esta perlita de niño. Me ha recordado mucho a mi infancia, solo que yo bailaba con Enrique y Ana (más con Ana, que Enrique siempre me cayó gordo). Solamente le deseo que siga siendo tan auténtico cuando sea mayor. Y el doblaje, pues tiene su gracia porque me lo ha mandado una amiga que se que se dejaría cortar un brazo antes de hacer daño a nadie. Si llega a ser de otra manera hubiera puesto el grito en el cielo y el bate de beisbol en los dientes del emisor.


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.