Definitivamente me voy a vivir a Islandia

Pues si, y no es por huir de todo lo que está pasando por aquí, que somos un país muy de pandereta. Que supongo que en Islandia también tendrán a su Chabelita, sus independentistas (acordarse de Björk y su rollo con las islas Feroe), sus antiabortistas desequilibradas y su equivalente al toro de la vega, que borricos hay en todos los sitios. No me voy tampoco por los lazarillos de Tormes modernos que salen cada día, disfrazados de banqueros o de molt honorables. Pues no, no me voy por todo lo que hay que dejar atrás sino por todo lo bueno que tiene Islandia. Aquí un par de botones.

 

Asgeir, Jonsi, Alex y toda la tropa

Reconozcámoslo, la música islandesa es cojonuda. Aparte de la ya mencionada cada año o así sale un discazo que me enamora. El último ha sido este.

Un hombretón como la copa de un pino que tiene pinta de tratarte como un rey en todo lo que hace. De los que saca al perro el sábado por la mañana para que tú te puedas quedar en la cama un ratito más (a los que no teneís perro, sabed que ese es el acto de amor más grande que hay).

 

Y luego, sin desmerecer, están Jonsi en todas sus versiones, Jonsi & Alex, Sigur Ros, Emiliana Torrini, MUM y tantos otros que no conozco porque, reconozcámoslo, aquí no llega todo lo bueno de todo el mundo.

Los volcanes, los glaciares y las auroras boreales

¿Quíen no quiere vivir rodeado de volcanes? A todos nos gusta vivir un poco al límite, dentro de la seguridad que nos da el interior de nuestras casas. Frío y calor extremos a diez minutos. Además tienen nombres molones como Herðubreið, Eyjafjallajökull y Vatnajökull.

Y luego la aurora boreal, que me parece una de las cosas más marcianas y hermosas que puedes ver en el mundo.

 

La mujer de verde, 101 Reykjavik, El zorro ártico y el resto 

Islandia tiene una literatura buenísima, pero buenísima de las de quitarse el sombrero. Nombres como          Hallgrímur Helgason, Arnaldur Idrialsson o Kristinn R. Olafsson hacen que entrar en una librería sea una experiencia memorable.

Ya en la feria de Frankfurt de 2011, donde Islandia era el invitado de honor, se dieron cuenta de esto, y cada vez es más fácil encontrar libros de autores islandeses en nuestras tiendas.

 

Y por último, el instagram de la policía de Rejkiavik.

Uniformes y cachorros, que mas se puede pedir! El nivel de monosidad de estos agentes de la ley hace que te entren ganas de delinquir, no se, reciclando el papel en el contenedor de vidrio o poniendo decoraciones navideñas horrorosas en agosto, o algo así, para que vengan a verte y te pidan la documentación, aunque sea.

Seguidlos en @logreglan

Sin título

 

 


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.