Gatroznomía: bacalao en tempura

Hoy una receta la mar de sencilla, que de puro tontá da la impresión de que vas a quedar como el culo con los invitados. Pero nada más lejos de la realidad, oye es pronunciar la palabra tempura y todos los devoradores de soja y pescado crudo abren los ojos cual Furby recién sacado de la caja, y a aquellos que están lejos de probar experimentos culinarios la palabra bacalao les dejará un poco más tranquilos.

2012_07_09_Furby

Cuando escuchamos la palabra soja nos volvemos así de loquis!!

 

Los cantidades dependerán del numero de comensales que acudan a la reunión pero normalmente no supone un desembolso extraordinario y la gente se suele ir bastante satisfecha (o eso dicen). Pero vamos por partes, que necesitamos para preparar esta exquisitez?:

 

+ Bacalao: es una obviedad, pero en el mercado podemos encontrar bastantes variedades de este feo animal. La parte que recomiendo para realizar este plato son los lomos y si vienen ya desalados mejor que mejor. Hay varias marcas que lo traen ya envasado al vacío y desalado y así evitas el tener que estar tres días antes poniendo al bicho a remojo como si fuera a revivir. Dejaros de líos y compradlo o bien fresco o envasado al vacío.

 

En cuanto a las cantidades pensad que con tres lomos (en el formato envasado vienen de 3 a 4) para 4 personas vas bien y los invitados quedaran satisfechos. En caso de que vayas a la pescadería compra dos lomos que suelen ser bastante grandes.

 

+ Harina de tempura: En el mercado tienes un montón de opciones que salen bastante bien, desde el Mercadona hasta las tiendas de productos orientales (el chino de debajo de tu casa probablemente lo tenga). Yo suelo utilizar la marca Santa Rita que funciona a las mil maravillas.

Bacalao en tempura

 

Una vez que tenemos ya los ingredientes nos ponemos manos a la obra. Con un cuchillo bien afilado quitamos muy suavemente la piel del bacalao, aquí es cuando llega el drama, porque tenemos que ser un poco diestros en el manejo del cuchillo para que no se quede la mitad de la pieza pegada a la piel. Otra opción es dejarlo con piel que le aportará más grasa y sabor a la tempura y al bacalao (esto ya es cuestión de gustos). Una vez hayamos quitado la piel al bichin lo troceamos en tacos, no demasiado grandes la idea es que sean bocaditos, y los secamos con papel de cocina o servilleta de papel para quitarles la humedad que puedan tener.

 

Y pasamos al momento tempura, ¿qué necesitamos? Un cuenco donde poner agua helada, y cuando digo helada digo casi congelada, este paso es quizás el más importante. Añadimos en el cuenco medio vaso de agua muy fría, sino está muy fría añade unos hielos, y posteriormente añadimos una cucharada grande colmada de harina de tempura. Mezclamos ambos ingredientes hasta obtener una textura parecida al de una papilla donde no queden grumos.

 

Una vez obtenida la mezcla pasamos a sumergir los tacos de bacalao en la tempura y acto seguido los ponemos en una sartén con bien de aceite y bien caliente. Esperamos a que se doren y los vamos sacando y depositando en un plato con papel de cocina para que absorba la parte sobrante de aceite que toda buena fritanga coge.

bacalao en tempura dos

Esta foto no es mía, jamas tendría esa vajilla.

 

Y ya lo tenemos listo!! Toda esta retahíla que os he puesto aquí se hace en diez minutos como muchísimo, lo que nos da una gran ventaja a la hora de evitar que tu marido se venga arriba en la reunión de amigos y empiece a contar esa anécdota tan vergonzosa en la que el pedo se te fue de las manos y terminaste haciendo la cucaracha en medio de la habitación incapaz de levantarte. Que lo disfruten!!


Sobre el autor

Sr. Dondon

Ilustrador y gay a tiempo completo.