DonOstia 2014 – 01

Ya ha comenzado la edición 62 del festival de cine de San Sebastián, y allá vamos con la primera jornada. Hemos empezado con The Equalizer: El protector, película que inaugura la sección Oficial y que forma parte de ella porque es la disculpa para darle a Denzel Washington el Premio Donostia. Empieza muy bien y parece que vas a ver algo bastante decente para acabar quedándose en un film más de mamporros. No pinta mucho aquí, la verdad.

image

Ya por la tarde han llegado Mommy, de Xavier Dolan, y La isla mínima, de Alberto Rodríguez. La primera, dentro de la sección Perlas, obtuvo el Premio Especial del Jurado en Cannes. Dura 135 innecesarios minutos (podría contar lo mismo perfectamente en 90) y unos personajes desquiciantes en muchos momentos, pero tiene a su favor la curiosidad de cómo se las va arreglar el joven director con el formato de pantalla vertical en lugar del habitual horizontal, y una estupenda Anne Dorval (clon de Annette Bening) como protagonista. Ah, y suenan canciones que gustarán a las modernas!

 

image

Lo mejor ha llegado con La isla mínima (sección Oficial), cine negro en la Andalucía de 1980 de la mano del director de Grupo 7 con un perfecto acabado y que no deja de interesar en ningún momento. Ya se habla de ciertas similitudes con la serie True Detective, pero no tengo el gusto. Y este guión se supone que es anterior. Debería triunfar merecidamente en taquilla.

 

image

Para la noche estaba prevista Difret (Perlas), Premio del Público en Sundance y Berlín, y que tiene muy buena pinta, pero se intentará pillar otro día, que el coco no daba para más.


Sobre el autor

₭aòticoƎ

La vida, y nada más.