gATROZnomia: Ensalada de col

Soy adicto a esta ensalada de acompañamiento de hamburguesas y otras cerdadas desde que me lo ponían en una hamburgueseria llamada “Wendy’s” a la que íbamos las maricas que dábamos testimonio en el artículo sobre el ligue 1.0 (viejas).

Sin embargo, las versiones disponibles (y no con frecuencia) en los supermercados saben, en opinión de muchos, a “pegamento”, así que aquí va la receta para hacerla de modo natural. Deliciosa, ligera, y facilita el tránsito intestinal más que todos los enemas para mujeres estreñidas que se anuncian en la tele tomados a la vez con dos activias.

Aquí podéis ver los ingredientes: algo más de un cuarto de col china, una cebolla pequeña, una manzana, una zanahoria, mayonesa, miel, una pizca de sal y una copa de vino para cocinar como Elena Santonja. (“Tú eres de las que cocinan tomándose una copita de vino, ¿verdad Elena?”; “¿una copa?, más bien una botella”)

image

Nos ponemos el delantal regalo de la suegra y cocinamos desnudos, que aquí no hay aceite que salte

image

Cortamos la col en juliana más o menos fina. En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, no nos comeremos el culo. Es mejor desecharlo.

image

A continuación, picamos fino la cebolla y la manzana, y arrejuntamos todo en un bol.

image

Cogemos una zanahoria tamaño picha de Cantoná y la rayamos encima de todo el conjunto.

image

Para terminar, ¿veis qué fácil? , y este es mi truco: aunque la teoría dice que la mayonesa y la miel para la salsa deben mezclarse aparte, yo lo hago directamente encima de la ensalada, modificando las proporciones al gusto y añadiendo una pizca de sal para terminar.

Et voilà.

image

 


Sobre el autor

Cotilla Misantropo

Todo lo veo. Todo lo escucho. Todo lo odio.