Menuda trompa llevó Elizabeth Taylor en su visita al rancho de Michael Jackson, Neverland

image

A Dame Elizabeth le encantaban las joyas, tanto como para considerarlas su mejor amigo, pero para los demás prefería regalos de otro calibre.
Aquí la vemos más mariliendre que nunca regalándole un elefante al pobre Michael, de seguro éste hubiera preferido una sortijita.
No voy a entrar en la peculiar visión del estilo safari de Liz aunque echo en falta un salacot.


Sobre el autor

Marta Gaya

No pienso hablar sobre Él pero del resto sí.