Donna y Kelly juntas de nuevo!

111111Era el estreno más marciano de la temporada, y sin lugar a dudas ha cumplido con las expectativas, porque si pensábamos que todo iría mal en una serie protagonizada por Tori Spelling y Jennie Garth tan solo 20 minutos nos hace darnos cuenta que es incluso peor. Es tan tan tan mala, que incluso tiene su gracia, eso sí, para los que sigan anclados en los 90’s, que oye, los hay.
Mystery Girls es una serie muy barata, desarrollada en 3 escenarios y con un montón de risas enlatadas que te hacen perder la fe en el sentido del humor de la humanidad, o en concreto de los ejecutivos de ABC Family. La serie narra con todos los clichés posibles la vida de dos actrices venidas a menos (ejem), que tras triunfar en una serie ligera de los 90 (ejem), crean un negocio de investigación similar a lo que se supone hacían en la ficción y claro, contratan a un mariliendre para que les ría las gracias y haga divertidos aspavientos convirtiéndose en el complemento perfecto de Tori.
Porque ella, Tori, es la protagonista principal, el personaje que aporta la comicidad a la serie y que mueve el cotarro. Claro, la serie ha sido creada por ella y tiene que demostrar todo lo que vale y que todavía sabe actuar y no sólo es carne de reality todavía más barato. !Ay, si su padre levantara la cabeza y viera Mystery Girls! Tened por seguro que volvería a desheredar a su hija, aunque claro, no sé si el pobre Aaron llegaría a reconocerla tras tanto retoque.
Y es que la serie podría haber sido maravillosa o una mierda, hablando claro, y me temo es lo segundo. Para nostálgicos y amantes de lo ligerísimo, entiéndase ligerísimo como eufemismo. Pero ¿Quién no echa de menos ahí a la gran Shannen Doherty? Su presencia hubiera sido magnífica, sus ratings mejores y hubiéramos hecho quinielas de cuanto aguantaba en el set sin matar a ninguna de sus dos compañeras.


Sobre el autor

Barbapapa Rojo

Un treintañero que siempre intenta encontrar su lado más “Teen”.