Yo de mayor quiero ser Maruja Torres

-Maruja-Torres_

 

Hay escritores que nacieron para contar y otros nacieron para contarse . Seguramente Maruja Torres es de las segundas. Me explico; la Torres siempre ha sido una mujer pegada a un estilo, sobre todo en el periódico; ácida, mordaz, roja (y no solo por el tono del pelo),salvajemente libre… No se callaba ante nada ni ante nadie, o eso parecía. Con la crisis de Nuncajamás-Prisa (con Cebrián convertido en un capitán  Garfio de baratillo) la vida la puso a prueba y  ante todo y ante todos, le tocó demostrarlo. Dejó El País, los mandó a freir esparraguERES, renunció a una cómoda posición de dinosauria  (a lo jarrón chino, que diría Felipe González) y se lanzó al vacío; a colaborar con medios online emergentes (que anuncian una nueva manera de informar), a ser parte importante de lo más libre que se puede leer hoy (Mongolia, of course) y a escribir un libro.

Y el libro es DIEZ VECES SIETE . Seguramente, lo mejor que ha hecho nunca, porque ha aprendido a contarse de la mejor manera, a asombrar a los lectores con su honestidad, su sabiduría y su sentido del humor, el sentido del humor que da cumplir siete décadas (que se dice pronto) y tener ganas de contarlo. Yo que soy muy fan, sentía que  en sus novelas había algo que ay, no me acababa de llegar, seguramente culpa de ser una escritora pegada a una personalidad y a un estilo del que hablaba antes. A veces eso se paga. Tantas veces emocionao con reportajes, columnas o panegíricos por alguien del cine muerto ( habla de cine como pocos en este país, qué quieren que les diga…) y sin emgargo sus novelas, guay, pero sin arrebatar.

 

diez-veces-siete_9788408126324-e1401116387752

DIEZ VECES SIETE es otro rollo. En ese libro hay tantas frases para enmarcar, se ve tan claro el camino que marca la Torres si quieres llegar a los setenta sin que se te caiga la cara de la vergüen…¿Saben que es lo que hace que no se caiga? La dignidad. Antes muerta que en cuclillas. Y cuanto antes lo aprendas mejor. Y eso es lo que hace la Torres; contarlo, Tú decides si sigues su camino o no. Cuando estés encima de esas siete décadas sabrás que lo has conseguido porque ya nunca ves tiburones, sólo delfines que pretenden asustar y que casi dan risa.

Es curioso; el libro también es una absoluta y rendida declaración de amor, pero nunca a un hombre, que seguramente nunca lo mereció; es una declaración de amor a las ciudades que fueron testigos complices de su vida y la acunaron y mimaron aunque fuese con bombas; Barcelona, Beirut, Atenas y en última instancia, Cádiz.

En el ¿libro? ¿novela?¿biografía? la Torres se dedica a arreglar cuentas, pero curiosamente, es piadosa. Se intuye, se lee entre líneas que podía haber sido mucho, muchísimo más cruel y sin embargo, no toca, Con quién más arregla cuentas es consigo misma y sobre todo, con su madre. Una madre que casi parece la esposa muerta de Rebeca, un fantasma oscuro y terrorífico que la ha perseguido toda su vida y a la que ha conseguido sobreponerse y de alguna manera, hacer las paces, porque tras tantos años, parece que la entiende y si entiendes a alguien acabas queriéndolo; es ley universal.

 

Los puyazos más salvajes ( y también más divertidos) van siempre dirigidos a Cebrián, a un director de El País del que nunca pronuncia su nombre, a Prisa en general y a El País en particular, ese periódico que fue suyo, mío , vuestro y nuestro y que ya no es nada. Bueno sí que es algo pero me lo callo, porque me saldría una ordinariez y tal.

Si no tienen lectura a la vista este verano, de verdad, no se la pierdan. Es imprescindible y se lee taaaan agusto y taaaan bien..

 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.