PRIMAVERA SOUND NOS OPORTO 2014

Primera incursión de la redacción de Atroz con Leche en el Primavera Sound Nos Oporto, con un cartel donde estaba todo lo que tenia que sonar para que decidiéramos preparar las maletas mi señor marido, el gran Hilde, y el que suscribe para lanzarnos a tres días consecutivos de música y desenfreno. Entre los platos fuertes del cartel se encontraban Pixies, Slowdive, Neutral Milk Hotel, John Grant o St. Vincent entre otros. Pero vamos paso a paso y día a día desgranando lo más interesante que pudimos ver en este festival:

Primavera

 

 

Jueves 5 de Junio:

Con una temperatura mas que invernal y nada primaveral comenzamos nuestra jornada con los tejanos Spoon a quienes siempre es muy agradecido ver en directo y donde estuvieron desgranando su catalogo de grandes clásicos de rock como “The Underdog”, “I Turn My Camera On” o “The Way We Get By”. De momento siguen sin sacar nuevo disco así que tendremos que esperar a futuras visitas para presenciar sus nuevos temas. Es un grupo mas que efectivo en directo pero dado que no traen nada nuevo y que les hemos podido ver en más ocasiones se antoja un poco repetitivo.

Después de Spoon nos trasladamos al escenario contiguo a ver uno de los hypes del año, le tocaba el turno a la americana Sky Ferreira donde tenia que demostrar si lo suyo es uno de los blufs del año o realmente merece la pena seguir sus pasos. Arranco el concierto con la estupenda “24 Hours”, que sonó completamente desconectada entre cantante y banda, tras este arranque incierto el concierto fue ganando fuerza y con un set que priorizó acordes más rockeros en detrimento a la electrónica consiguió remontar con temas como “Boys”, “I Blame My Self” o “You´re Not The One”. La cantante fue sintiéndose más cómoda y hubo guiños al publico cuando señalo a un grupo de gente que se encontraba entre las primeras filas preguntándoles si eran los que había conocido en el aeropuerto de Madrid. Buena actitud sobre el escenario y posibilidades de convertirse en una artista interesante.

 

Sky Ferreira

 

A continuación tocaba el turno del legendario Caetano Veloso que fue el primero en reventar el escenario principal. Con un show minimalista comenzó con un rockero “A Bossa Nova É Foda”, para continuar con “Baby” y “Um Abracaco” que junto a su banda hizo un pequeño Voguing al finalizar la canción (sinceramente quedó un poco marciano). Más de hora y media revisitando la bossa que le lanzo a la fama como uno de los mayores exponentes de la música Brasileña. Un show sobresaliente para disfrute de aquellos seguidores del cantante.

Y llegó el turno de Haim, posiblemente uno de los grupos que más ríos de tinta han hecho correr durante el año pasado. Las hermanas californianas salieron al escenario con ganas de darlo todo, y lo dieron…comenzaron con “Falling, al que siguieron “If I Could Change Your Mind”, “Honey & I” y siguieron desgranando esa maquina de singles que es su disco de debut “Days Are Gone”, incluso se atrevieron con una versión del Oh Well de Fleetwood Mac. Todo bien, pero nada nuevo, es decir estas jovencísimas hermanas suenan perfectas en escenario pero si bien es cierto es que son demasiado jóvenes para sonar como suenan. En su propuesta musical hay ecos de la música comercial pop/rock de los ochenta y eso en si no es malo, pero si es cierto que les falta actitud (por mucho fuck que suelte la bajista satánica) y un set con un poco mas de espacio para la improvisación y la experimentación hubiese sido perfecto. El problema de Haim es que no me las creo en un escenario, no dejan de resultar un producto de marketing envasado y preparado para el publico masivo y ahí radica la cuestión. Son demasiado jóvenes y su propuesta no dista mucho a formulas anteriormente conocidas como Hansom.

Haim 2

Viernes 6 Junio:

El Viernes se pasó todo el día amenazando lluvia así que es de agradecer a la organización que se hiciera cargo de la situación y se dedicará a repartir chubasqueros que los asistentes agradecieron cual maná. Nuestra jornada festivalera comenzó con los hipnóticos Föllakzoid. El grupo Chileno residente en ese catálogo de ruido y oscuridad que es el sello Sacred Bones (Moon Duo, Cristal Stilts, The Men o Zola Jesus) demostraron que es un grupo que se maneja estupendamente en el directo manteniendo tensión y rock espacial sobre las tablas.

Folläkzoid

 

Lastima que la programación hiciese que nos fuésemos volando a ver a Midlake y no haber disfrutado más del directo de estos jóvenes . Los tejanos arrancaron con “Ages” y buena parte de su concierto estuvo dedicado a Antiphon el excelente disco que publicaron el año pasado destacando “The Old And The Young”o “This Weight”. No obstante tuvieron espacio para ese tributo encubierto al Rhiannon De Fleetwood Mac que es “Roscoe” o “Head Home” en el ultimo tramo del concierto. Un concierto espectacular que estuvo a la altura de las expectativas y que además tuvo su momento anecdótico cuando Tim Smith (uno de los cantantes del grupo) nos contó que había estado viviendo en Portugal y que su mujer era portuguesa.

Midlake
 Después del buen sabor de boca del concierto de Midlake nos fuimos corriendo a ver el comienzo de Television tocando su Marquee Moon, lastima que tuvieran problemas de sonido y empezaran más tarde porque la actualidad mandaba y era momento de ver a Warpaint. Las Angelinas con solo dos discos han sabido meterse a la critica en el bolsillo con su sonido hipnótico y allí estaba gran parte del publico pendiente de su directo en el Parque da Cidade. Arrancaron con “Intro” la pieza instrumental que abre su segundo disco homónimo al que siguieron “Keep It Healthy” y “Bees” de su debut discográfico. Sonido psicodélico y ciertos toques electrónicos son su propuesta, que reafirmaron con un “Love Is To Die” o “Disco // Very” que sonaron inmensas. Lastima que la buena marcha del concierto fuera truncada por una versión más que desafortunada del “Ashes To Ashes” de Bowie que dejó a más de uno con la boca abierta ante tamaño despropósito.

Warpaint
 Luego llegó uno de los momentos que más esperábamos todos aquellos que somos aficionados al Shoegaze, la reunión de Slowdive tras su disolución en 1995. Tras casi 20 años de separación era uno de los platos fuertes de la noche, y la verdad es que no defraudaron. Arrancaron con “Slowdive” y en “Avalyn” Rachel Goswell tomo las riendas del grupo. Sonaron inmensos y justificaron el por qué están en una de las paginas más importantes de la historia del rock. Uno de los problemas que plantean estas reuniones de grupos extintos es que falté la química en directo pero tanto Neil Halstead como Rachel Goswell demostraron estar más allá de la altura de las expectativas.

Uno de los horrores y grandes dramas que hay en estos festivales son los horarios y ver cómo se solapan distintos grupos. Lastima no poder ver a God Speed You Black Emperor pero los Pixies era otro de los grandes momentos del festival que uno no podía perderse. Los Bostonianos presentaban nuevo trabajo, ese despropósito recopilatorio de EPs que han denominado “Indie Cindy”, y la incógnita que planteaba era saber si realmente iban a ser capaces de defenderlo en directo. Una cosa quedo clara, salieron a matar durante más de hora y media de concierto y no iban a dejar que nadie les fastidiara el invento. Arrancaron con “U-Mass “ y continuaron con “Debaser” a sabiendas de que cuentan con un catalogo de canciones absolutamente incontestable. No hicieron ningún asco a aquellas piezas donde Kim Deal (antigua bajista de los Pixies y Némesis personal de Frank Black) tenia cierto protagonismo y he de reconocer que su nueva adquisición para suplantar a la Deal, Paz Lenchantin,salvó la prueba con un sobresaliente. Durante todo el concierto pudimos disfrutar de esas canciones que llevan un sello Pixies inconfundible, sonaron “Velouria”, “Mr. Grieves”, un “La La Love You” extendido hasta que David Lovering no podía mas o un “Monkey Gone To Heaven” coreado por todo el recinto. Para cerrar el concierto con el consiguiente climax no podían faltar “Vamos” y “Where Is My Mind” que brillaron con luz propia. La presentación de su nuevo disco sonó absolutamente anecdótica y quedo patente que no tiene la altura de sus anteriores composiciones.

Sábado Día 7

La jornada festivalera arrancó con otra de las reuniones más esperadas, en este caso la de Neutral Milk Hotel. Hippismo, Folk, Noise, Lo-Fi y todo aquello que se te pueda ocurrir donde puedas añadir sección de viento, sierras, campanas y acordeones. Salió Jeff Magnum sólo con su guitarra para tocar esa maravilla llamada “Two- Headed Boy”, para instantes después arrancar con la banda al completo y tocar “The Fool”. Revisaron sus dos únicos discos casi al completo, sin olvidarse de sus grandes clásicos como “In The Aeroplane Over The Sea” o “The King Of Carrot Flowers”. Un concierto sobresaliente para uno de los grupos más reivindicables de la música rock contemporánea, esperemos que vuelvan a entrar al estudio y regalarnos un nuevo disco.

Neutral Milk Hotel

Después nos fuimos a la carrera al escenario Pitchfork donde nos apetecía ver un poco como se desenvolvía Mas Ysa y la verdad es que nos arrepentimos. Mucho trocotró y poco lerele, en definitiva absolutamente prescindible y con un sonido horroroso, gracias a la carpa. Así que como no nos convenció nada nos fuimos raudos y veloces a ver otro de los conciertos mas esperados de la ultima jornada festivalera, John Grant. El bueno de John se hizo la picha un lio con el set y quería empezar con “Vietnam” para dejarnos sin uno de sus grandes clásicos “Marz”. Pocas novedades, por no decir ninguna, frente a las otras 4 veces que he tenido oportunidad de disfrutarle en concierto. Un directo sin ninguna fisura, una voz absolutamente prodigiosa y una actitud cercana hace que ver a este americano sea una apuesta segura para disfrutar de un buen concierto. Terminó como viene siendo habitual con “Queen Of Denmark”, pero antes nos regalo un “Black Belt” absolutamente fiestero, un “Pale Green Ghosts” que parece sacado de una película de James Bond o un “It Doesn´t Matter” absolutamente emocionante. Echamos en falta otro de sus grandes clásicos en directo como es “Sigourney Weaver” o “Caramel” pero en definitiva fue otro concierto más que notable por parte de John Grant.

John Grant

La siguiente apuesta que hicimos fue ir a ver a Dum Dum Girls presentando su más que notable “Too True”, error. Y digo error porque el sonido de la carpa Pitchfork era el mal, aguantamos tres canciones y el ruido y la voz de Dee Dee no hacia justicia al buen hacer que tienen en directo. Así que sin más preámbulos nos marchamos a ver otro de los conciertos más esperados del festival, The National. Gran acierto por otra parte, porque aunque tengo mis reservas hacia el grupo de Matt Berninger he de reconocer que fue un conciertazo en toda regla. Sonaron inmensos, con unas proyecciones absolutamente maravillosas y con una banda totalmente sincronizada. Mención especial merecen un “England” arrebatador con las pantallas saltando en añicos, un “Ada” donde la sección de viento intercaló el “Chicago” de Sufjan Stevens, “Fake Empire” o un “Bloodbuzz Ohio”.

The National

Y por ultimo, y para cerrar nuestro periplo festivalero, quedaba ver la puesta de largo de Annie Clarke y su reciente “St. Vincent”. Arrancó con “Rattlesnake” y nos presentó un show absolutamente milimetrado donde sus micropasos tipo replicante cercana a Morticia Adams al principio tuvieron gracia y al final terminaron por cansar. Me explico, Annie Clarke se ha creado un personaje freak con pelos a lo loco y mirada perdida, con mensajes que lanzaba al publico un tanto disparatados como el “Quien no ha soñado con coger las tapas de los cubos y echar a volar como si fueran alas de mariposas” pues serás tu hija que vienes de Oklahoma porque como se te ocurra hacerlo aquí con las tapas de los contenedores estas más que jodido. En fin, aparte del absurdo de las estrategias de marketing, St. Vincent dieron un gran concierto donde sonaron “Cheerleader” cantado a duo con voz de hombre (hay que ver la técnica como avanza, porque su voz se doblaba en la de un caballero), “Digital Witness”, “Prince Johnny” o “Cruel” entre otros.

St. Vincent

Y con este buen sabor de boca nos fuimos arrastrándonos hasta el hotel y esperando que el próximo año sea igual de irrepetible la experiencia.


Sobre el autor

Sr. Dondon

Ilustrador y gay a tiempo completo.