Sexo anal y hemorroides

Amores, la vida estresante que llevamos, la alimentación pobre en fibra, las continuas alteraciones en nuestro ritmo intestinal, las sentadillas, el uso del WhatsApps-Grindr-Bender mientras usamos el asiento del W.C para zorrear o charlar, las tardes-noches de saunas que nos hemos cascado, provocan las temidas hemorroides, almorranas…. y demás definiciones que acaban con tu vida de pasivo de un mazazo.

mazazo

 

Las hemorroides son varices o inflamaciones de las venas del recto o ano. Los listos que consulten la wikipedia se encontrarán con que nuestro orificio anal se encuentra lleno de cojinetes, cual taller mecánico.

Obviamente, no voy a poneros una foto de las hemorroides en cuestión, no quiero hacer sufrir a los hipocondriacos ni a los sensibles de estómago. Por una parte muy sensibles, pero después se habrán ido a comer algún Phoskito y se hayan encontrado con una buena almorrana de pleno…..

 

Si alguno de vosotros las habéis sufrido en vuestra vida, sabéis de lo que voy a hablar a partir de ahora.

 

Todo comienza con una sensación de picazón o dolor tipo punzada en la zona del ano (nada que ver con ese picor de gustito que te acompaña durante días después de un buen …. ), acompañado de manchar el papel higiénico con algo de sangre (muy lejos de ser una boda gitana, ojo). No encuentras la postura en el asiento del Metro, en la oficina, y no haces mas que rascarte sobre el pantalón cuando piensas que nadie te vé. Digo piensas, porque realmente te ven rascandote a dos manos, como aquella vez que saliste de copas con un tanga puesto.

hemorroides-05

Evidentemente, y aunque lo neguéis como opusinos, acto seguido habréis cogido un espejo, y bien abiertos de piernas en medio del baño indagasteis en esa zona, como José María Bermudez de Castro en Atapuerca, para ver cual era el motivo del dolor.

 

Anuncios de Hemoal sacuden tu cabeza. Ves esa silla con el infiernillo rojo que salía en dicho anuncio y presientes el fin de tu vida sexual en el bando de los pasivos.

[embedplusvideo height=”250″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/1lISK39″ standard=”http://www.youtube.com/v/kBrPL_zYhmo?fs=1&vq=hd720″ vars=”ytid=kBrPL_zYhmo&width=450&height=250&start=&stop=&rs=w&hd=1&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep6311″ /]

Los que van de machitos, obviarán esa imagen y se lanzarán con el culo abierto a tener relaciones sexuales.

culito

Un gran error. El dolor será tan severo para algunos que tendrán miedo de volver a oír la palabra sodomía. A no ser que usen lubricante con anestésico, pero ese será otro post.

 

El sexo anal con hemorroides medias o severas, está desaconsejado. Aumenta el riesgo de infección, sangrado y transmisión de Enfermedades de Transmisión Sexual, las ETS para las amigas.

Lo mejor que podemos hacer es dejar descansar el orifico en cuestión, duchas en la zona de agua fría y que la amiga farmacéutica del grupo, os recomiende una pomada hemorroidal. Evita el calor en la zona, las prendas muy ajustadas y vuelve a la ropa interior de algodón. En el caso de que la cosa vaya a mas, acude a tu Médico de Atención Primaria para que te eche un vistazo a la cueva.

Recordaros que tenemos el sexo anal sobrevalorado, y por unos días de ayuno y abstinencia en el barrio bajo, no se va a terminar el mundo. Chupa Chups os lo agradecerá.

O también puedes salsear por internet y leer post como este sobre si el sexo anal reduce el riesgo de tener hemorroides dirigido a heterosexuales de pura cepa:

hemorroidesss

Como veis, él es hijienico y huretonista (amén Jesús, que pondrá este en las recetas, no quisiera yo ser galeno).

 

Menos mal que me quedé en Nurse, Carry Nurse.


Sobre el autor

Candy Pus

Me ponga una de bravas y dos cañas