Feminista a la vista

Sí, queridas amigas, lo odio todo. Todo menos a Pablochul, del que ya os ha escrito la Hilde.

Tampoco odio el feminismo. De hecho, amo el feminismo. SOY feminista. Ya sé que a algunos hermanos maricas os da mucha pereza, pero a mí me da la sensación de que hay cosas que aprender.

Yo, que soy más vieja y he vivido en mis carnes morenas el gran proceso visibilizador marica de los noventa, me he preguntado muchas veces si, en nuestro afán de encajar después de tanto ser expulsados, no hemos acabado aceptando cualquier premisa con tal de ser considerados “normales”.

Tan normales que, ya sabéis, acabamos muchas veces imitando patrones heteronormativos y patriarcales, por muy comepollas que seamos. Replicando tanto lo que ya existía y se aceptaba, que llegamos a tener versiones gay de elementos que igual no nos venían tan bien: Jesuses y Jorge Javieres Vázquez, Annes Igartiburus maricas (Jaime Cantizano)… ¿No es hora de replantearnos un poco poquito los roles que nos dejan asumir, si existen espacios en los que somos confinados y espacios que aún no nos permiten ocupar con toda la legitimidad del mundo?

Yo diría que aquí, el feminismo tiene mucho que enseñarnos.

Y es divertido, se puede empezar por Pikara Magazine, y El conejo de Alicia (ahí abajo).

Disfrutad, y ahí os las den todas.

…¡¡¡PUTAS!!!…

[embedplusvideo height=”350″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/1jctwIY” standard=”http://www.youtube.com/v/Xkwi56r9F64?fs=1″ vars=”ytid=Xkwi56r9F64&width=450&height=350&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep7314″ /]


Sobre el autor

Cotilla Misantropo

Todo lo veo. Todo lo escucho. Todo lo odio.