Rocío Jurado, la peor compañera de karaoke de la historia

Imagínate que estás a punto de cantar en un karaoke y se te une Rocío Jurado, ¿cómo te las arreglas para no hacer el rídiculo? ¿Haciéndote el muerto quizás? Algo así le pasó a nuestra queridísima Sara Montiel en la entrevista que podéis ver a continuación. Años ochenta: Sara Montiel y Rocío Jurado visitaban “El Show de Rolando Barral”, en Miami. Llegando al final de la entrevista al presentador no se le ocurre otra cosa que proponer un dueto entre las dos entrevistadas. La Jurado y la Montiel acceden pero esta última no sabe lo escaldada que va a salir del asunto, ¿o se lo huele?

[embedplusvideo height=”360″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/1jAtwIC” standard=”http://www.youtube.com/v/wbA8fz4__rM?fs=1″ vars=”ytid=wbA8fz4__rM&width=450&height=360&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep1008″ /]

Analicemos el video: la difunta Sara Montiel, a pesar de que el video es de hace mil años, ya tenía cincuenta y muchos años y mostraba indicios de su legendaria chochez, puede que afectada por la gran cantidad de laca que llevaban las dos divas y seguramente también para hacer tiempo y pensar como huir. “Vamos a afinarnos, eeeh, vamos a agarrar el tono” dice Sara, “Yo te dejo a ti primero porque tu eres la violetera mayor, ¡la violetera mayor del reino!” dice Rocío sonriendo de oreja a oreja, ¡zas, en toda la boca!

Pero ya es demasiado tarde, las dos ensayan el estribillo de La Violetera y mientras la Montiel se desgañita, Rocío Jurado la tapa sin hacer esfuerzo alguno con unos estupendos sostenidos que lógicamente Sara no es capaz de mantener. Para rematar el crimen, Rocío invita a cantar al presentador, a un sincarisma que también estaba en el plató y a todo el público a cantar con ellas. Sara Montiel queda sepultada en un mar de voces mientras Rocío Jurado se luce. Ella no lo necesitada, pero lo tenía bien aprendido: para destacar es imprescindible ponerse al lado de alguien que lo haga peor que tú.


Sobre el autor

Fer Birkin

Fan petardo